En Marruecos solo un susurro
En el Sahara Occidental, un piquito y nada más
En Mauritania me dejaste tocar tus pechos de arena
Y en Senegal tu negro cabello
En Guinea-Bissau, ¡ay que descaro! me lancé a por todas
Pero tu hermana Conakry ordenó penitencia y me quedé con las ganas
En Sierra Leona eché de menos tu dulzura francesa
Y ahora en Liberia, ya no puedo más
Solo pedaleo soñando con besar tu bajo ombligo…
 ¡Costa de Marfil que cerca estas!

Author Urrutiko Hitzak

More posts by Urrutiko Hitzak

Leave a Reply

Urrutiko Hitzak